Fabricamos y colocamos barandillas de hierro en Madrid y también otras estructuras metálicas, como escaleras, puertas, rejas, calderería industrial...

Una de las ventajas de este tipo de carpintería metálica es que requiere de muy poco mantenimiento, pero en el caso de las barandillas conviene revisarlas cada cierto tiempo y evitar algunos riesgos básicos.

La limpieza de las barandillas metálicas debe hacerse quitando el polvo con un trapo seco o poco húmedo y jabón neutro. La lejía y otros productos abrasivos pueden deteriorar las barandillas de hierro, aunque hablamos en cualquier caso de un mal uso prolongado en el tiempo.

Es suficiente con limpiar la barandilla periódicamente, en espacios de tiempo acordes a si están colocadas en interiores o exteriores, y, comprobar la sujeción una vez al año. Cada par de años puede verlas un profesional, plazo que puede aumentar con barandillas selladas.

Hay que recordar que las barandillas de hierro en Madrid fabricadas e instaladas por profesionales tienen muchos posibles usos, pero el protagonista es la protección, tanto en escaleras como en altillos, terrazas y azoteas. Otro aspecto a observar: si aparecieran manchas de óxido o problemas en la pintura en las barandillas de hierro instaladas en el exterior, puede convenir renovar la pintura.

En todo caso, cada material y modelo tiene prestaciones distintas y puede adaptarse a lo que cada espacio o cliente busca y necesita. Consulta con nuestro equipo de profesionales en Cerrajería Titulcia.